Construcción y Habitar Espacio de opinión

¿Somos una Comunidad Ecológica en el ámbito de la movilidad?

Por Gerardo Fercovic Musre*

El sábado 10 del presente murió atropellada Negrita, según varios testigos, víctima de un residente que conducía a exceso de velocidad. Negrita, era una perrita adoptada en 2013 por una pareja de vecinos de la Parcela 11, que dos años después sufrió una fractura grave que exigió un largo proceso de recuperación del cual salió airosa gracias a su apego a la vida y al esmerado cuidado de quienes la rodeaban. Ahora, se preparaba para mudarse a Núremberg junto a su familia adoptiva, pero ese plan quedó trunco…

Uno de los mayores desafíos que enfrenta nuestra Comunidad Ecológica es el de la movilidad, entendida ésta como el conjunto de desplazamientos que se realiza en un entorno físico, lo que incluye una amplia gama de entidades, entre seres vivos y objetos, que se mueven en distintos modos. Algunos lo hacen caminando o trotando, otros en vehículo. Dentro de éstos últimos están las sillas de rueda, los patines, las bicis, los caballos y todo tipo de vehículos motorizados.

¿Cómo es la experiencia de viaje de un peatón que baja del transporte público en Grecia a las 21 horas y debe caminar hasta Las Estrellas? Probablemente querrá que lo lleven, aunque sea un tramo. Quizá caminará deseando solamente que los conductores que se aproximan no pasen tan rápido o al menos no lo encandilen, puesto que en esta condición el peatón simplemente debe detenerse ya que su visual es nula. Aún más grave es el caso del ciclista que encandilado no sólo se enceguece sino que pierde la estabilidad.

Hace unos días una vecina nos planteó que el exceso de velocidad que se presenta en los pasajes no pavimentados genera polvo que afecta severamente a los vecinos de salud vulnerable. Un conductor que se desplaza en auto por el Camino del Sol y en lugar de hacerlo a una rapidez prudente de alrededor de 30 km/h, lo hace a 50 km/h, ahorra 48 segundos. ¿Por qué a menudo privilegiamos ahorrar un tiempo racionalmente insignificante y sacrificar así la seguridad de los demás e incluso la propia?

No son pocos los conflictos asociados a la movilidad que con frecuencia se presentan entre vecinos, ya sea por la disputa de un espacio vial reducido, por el bloqueo de las veredas con vehículos estacionados, por el exceso de velocidad, por la falta de consideración hacia los ciudadanos que caminan, andan en bici o a caballo, etc., etc.

Cabe, entonces, preguntarse: ¿somos una Comunidad Ecológica en el ámbito de la movilidad?

Desde el punto de vista de los conflictos presentes, en mi opinión no lo somos. Por su parte, la tasa media de motorización de nuestra Comunidad probablemente es cercana a 1,5 unidades por hogar. La tasa media de motorización en Santiago varía drásticamente de una comuna a otra. La tasa media de ocupación de los vehículos en general, en Santiago, es levemente inferior a 1,5 personas por móvil. Hoy no conocemos la tasa de ocupación de la Comunidad, medida en Punta Mañana y Punta Tarde, pero podríamos hacer un ejercicio simple registrando este dato en la Portería.

Estoy convencido que nuestra comunidad tiene un enorme potencial para mejorar de manera relevante esta situación, pero necesitamos un acuerdo colectivo y genuino en otorgarle prioridad. No puedo dejar de mencionar algunos aspectos alentadores, como por ejemplo el vivo interés en estas materias manifestado por vecinos, el hecho que una cantidad no pequeña de conductores está dispuesta a dar un aventón o a ponerse de acuerdo previamente para realizar un viaje compartido, la actitud encomiable de algunos conductores que pasan lentamente al lado de los peatones para no perturbar su marcha y muchos otros.

En mi opinión deberíamos comenzar por reconocer la enorme relevancia que la movilidad representa para nuestra comunidad y la sociedad en su conjunto, luego entender que efectivamente es posible modificar la forma en que nos movemos hacia modos más sustentables, basados en la pirámide invertida de la movilidad ecológica que pone en primer lugar al peatón,luego al ciclista, enseguida al transporte público, después al transporte asociado a la logística, seguido del vehículo particular con alta tasa de ocupación y en el último lugar de la escala al auto con un ocupante, y todos relacionados de manera armónica. Desde ya me permito sugerir las siguientes iniciativas:

  1. Formar una asociación de caminantes de la Comunidad, que vayamos a pié a nuestras actividades agrupados por horario y comuna de destino.
  2.  Lo propio para viajes en bicicleta.
  3.  Implementar un sistema de auto compartido de la Comunidad Ecológica donde los vecinos se registren ya sea como conductores o pasajeros, indicando su disponibilidad para compartir gastos (ya existen diversas plataformas que facilitan esta labor).
  4. Desarrollar campañas de sensibilización respecto a la movilidad sustentable y la seguridad vial.
  5.  Recuperar el tren de niños caminantes al colegio que hace años nos maravilló con su serpenteo multicolor.

Si complementamos este tipo de medidas con otras en dirección a permitir una armoniosa relación entre los distintos medios de movilización, tales como la reparación de pavimentos dañados en caminos principales, rediseño de áreas de alta complejidad como el acceso a la Comunidad, un sistema de señalización efectiva a lo largo de los caminos y senderos, podremos avanzar de manera decidida hacia una movilidad más sustentable que brille por su ejemplo. En eso estamos un grupo de vecinos conformados en la recientemente creada Comisión de Movilidad a la que están todos convocados a participar.

…Negrita no podrá cambiar el paisaje de nuestro barrio por los bosques que rodean Núremberg pero quizá su sacrificio ayude a hacernos cambiar a nosotros partiendo por reflexionar respecto de estos asuntos vitales.

Un abrazo,

* Gerardo Fercovic Musre, Ingeniero Civil Estructural, dedicado a trabajar en movilidad urbana desde 1995 y vecino de nuestra Comunidad desde el mismo año.

1 Comment

  • Hola, respondiendo al vecino Gerardo, no, no somos una comunidad ecològica, ni de movilidad, ya no, (en la curva de el Sol hacia Buen Camino, casi se me han venido encima personas que bajan a gran velocidad y encima hablando por celular) ni en dejar la basura donde corresponde, ni las las botellas (ni siquiera las sacan de las bolsas). Ojalà resulten las ideas que has planteado, agregarìa que se debe retomar algunas medidas del pasado, elevar los lomos de toro volver a poner los letreros de 30km. etc. Yo podrìa cooperar en alguna de ellas.
    Un abrazo.

Leave a Comment