Cine y Audiovisual Entrevistas y Reportajes

Entrevista a la cineasta Dominga Sotomayor

Por Isabel Yávar Carlevarino

La cineasta Dominga Sotomayor, es una realizadora con vasta experiencia, su primer largometraje De Jueves a Domingo gano premios nacionales e internacionales, como el Festival de Cine de Valdivia y el Tiger Award, máxima distinción en el Festival de Rotterdam.

Dominga creció en la Comunidad y hoy vuelve para filmar parte de su nueva película Tarde para Morir Joven en nuestro barrio.

De que se trata Tarde para morir joven?

Es una película coral, sigue la vida de Sofía (16), Lucas (15) y Clara (10), tres vecinos, en un diciembre caluroso y seco de 1990 en una comunidad. En víspera de año nuevo, un incendio amenaza las casas y cruza las historias.

Es una historia real o solo basada en la realidad

Está inspirada en un incendio real que ocurrió el año 91 en la comunidad, nosotros llegamos a vivir allá el año 89, no había electricidad ni teléfonos. Esos recuerdos son solo un punto de partida, es una historia de ficción.

Como se relaciona la historia de la película con la Comunidad Ecológica?

Me interesa retratar en parte la forma en que vivíamos al comienzo de la comunidad, la relación con los vecinos y con la naturaleza, la lejanía de la ciudad. Como en todos mis trabajos, hay elementos inspirados en lo que he visto o que he escuchado etc.., pero es importante aclarar que es una película de ficción y no pretende documentar la historia de la comunidad.

Me gusta la idea de que participen personas que viven o vivían ahí, retratar espacios que conozco, tratar de filmar la mayoría de la película dentro de las parcelas y caminos de la comunidad.

Como ha influido tu vida en la comunidad con tu creación?

La naturaleza es súper importante en lo que hago, siempre me ha interesado que juegue un rol dramático en las historias y haber crecido ahí me marcó mucho. Creo que también haber crecido con papás y vecinos que valoraban cosas sencillas, no materialistas, muchos artistas o conectados con los trabajos de la tierra, con las manos. Me interesan los procesos, y para mi lo lindo de la comunidad ha sido eso, estar habitando un espacio en eterno proceso de construcción y de transformación.

Rescato haberme acercado a los adultos con más naturalidad, de igual a igual, hacíamos todos juntos, eso yo creo que me marcó.  Aprender de adultos que no eran mis papás, eran amigos. Crecimos sabiendo que había que ir a ver si había agua en el estanque para poder ducharse, que el agua venía del río y era escasa, nada se daba por hecho….

Como ha sido el proceso de producción y elegir locaciones?

Ha sido muy interesante partir de la limitación de encontrar los lugares dentro de la comunidad o en las cercanías, la comunidad ha cambiado muchísimo en estos años, antes casi no habían rejas, eran muy pocas casas, entonces estamos intentando conseguir sitios más despejados o caminos más parecidos a los de antes. La idea es sentir que es una comunidad más aislada y esconder las cosas modernas.

Donde se rodará exactamente?

Lo estamos definiendo, pero las locaciones principales son las tres casas de los protagonistas. También queremos grabar en varios caminos, sitios despejados y en la quebrada de Macul y el río.

Como ha sido el casting de actores?

No hemos querido hacer un casting tradicional. Hicimos un llamado a niños de la comunidad interesados en participar y también a adultos que actualmente viven en la comunidad para personajes secundarios. Hicimos un taller con algunos de los niños y de ahí surgieron muchos de los personajes. Además hay actores profesionales que van a participar, pero los protagonistas son los jóvenes.

Como se involucra la comunidad en la película?

Para mi es muy importante que la gente de la comunidad se sienta parte de este proyecto, las personas que se han enterado me han ofrecido ayuda, han estado dispuestos a mostrar sus casas, a actuar o a aportar de alguna manera, estoy súper agradecida. Muchos de los actores son personas que viven allá, las locaciones son todas ahí, vamos a estar en los caminos, en la quebrada, y la idea es que los vecinos se sientan cómodos y estén al tanto de la grabación. Viví 25 años ahí, es un lugar que ha determinado mucho mi vida, y tengo ganas de que esa forma de vida que tuve se vea reflejada en la película.

Cómo defines tu relación con la Comunidad Ecológica? ¿Qué te produce, nostalgia, rechazo, desasosiego, paz, alegría?

Tengo una relación muy cercana con el lugar, me costó mucho dejar de vivir allá y vuelvo seguido porque mis papás viven ahí y muchos familiares y amigos. Me produce cierta nostalgia de mi infancia, de cómo ha cambiado todo, pero siento que tuve mucha suerte de crecer allá y le tengo mucho cariño.

Tanto en esta película como en “De Jueves a Domingo” los niños juegan un rol protagónico importante. ¿Qué te impulsa a trabajar así con ellos? ¿ Tal vez un rescate o búsqueda de algo en tu propia niñez?

Yo creo que el cine tiene la posibilidad de capturar las cosas que se escapan, lo efímero, y eso me motiva. Esta película sigue la línea de mi película anterior, tiene que ver con la mirada de los jóvenes, curiosa y desprejuiciada. Me interesa trabajar con actores sin experiencia e intentar que haya algo espontáneo y vivo en sus actuaciones. La película retrata a un grupo que vive a las afueras de la ciudad, pero es también el reflejo de Chile en otra época. Quiero rescatar una forma de vida que ahora parece imposible, tiene que ver con cierta inocencia que se ha ido perdiendo.