Agua Energía y Agua

Reciclando agua con el Biofiltro Tohá

En nuestra comunidad el agua es un tema, especialmente en el verano, muchos jardines se secan y vemos un desfile de camiones aljibe trayendo agua para varias casas. Todos sabemos el valor que tiene el agua y podemos echar mano a algunos sistemas para reutilizarla.

Muchos vecinos de la Comunidad tienen en sus parcelas un sistema de reciclaje de aguas servidas llamado Sistema Tohá, de estos algunos tienen el sistema original y otros tantos uno parecido pero basado en él.

Sistema Tohá, qué es y cómo funciona

El biofiltro Tohá lleva el nombre del Profesor Jose Tohá, jefe del laboratorio de Biofísica de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Chile. Él desarrolla una investigación que dio origen a un sistema de tratamiento de aguas residuales, financiado por Conicyt (Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica). El resultado fue un sistema de alta eficiencia en la remoción de materia orgánica. El éxito logrado da pie al patentamiento y registro formal de la marca.

El Tohá es un sistema de purificación de aguas residuales, que consiste en un estanque relleno por diferentes capas filtrantes y lombrices californianas (las mismas de las lombriceras), que son las degradadoras de residuos sólidos orgánicos. El agua residual es asperjada sobre la superficie del estanque que contiene material filtrante y lombrices, aquí se produce un proceso de absorción y las partículas sólidas disueltas en el agua quedan retenidas en las capas filtrantes y son digeridas por la microbiología existente ahí, transformándose en agua y gases, y por las lombrices que la transforman en humus. Luego el agua pasa a un desinfectante de luz ultravioleta y así queda a disposición.

Reutilización del agua y producción de humus

Este sistema permite reutilizar el agua residual de toda una casa, para regar por ejemplo. Luego de pasar por todo el proceso de filtrado se puede acumular en un tanque para posteriormente regar con ella.
Las lombrices producen humus, que es un abono que debe ser recolectado cada cierto tiempo como mantención del biofiltro. El humus es un abono de gran calidad para los jardines, muy valorado por su aporte nutritivo a plantas y árboles.

Visita a un sistema Biofiltro en la Comunidad

Visitamos el biofiltro de una vecina junto a los especialistas en este sistema de la empresa Proam.
Al llegar, nuestra vecina nos cuenta que muchos de los sistemas que hay en la Comunidad son como el de ella.

Comenzamos por la cámara de disgregación, que es donde llegan primero los líquidos residuales domésticos y disminuye su tamaño; en esta cámara hay un canastillo, que ataja los residuos no degradables que pudiesen llegar, y un motor que bombea este líquido hacia el mismo biofiltro que es el estanque donde están las diferentes capas filtrantes y las lombrices.

La cámara estaba bien mantenida y limpia, la vecina nos cuenta que ella misma la limpia con una manguera, tratando que el agua salga con presión; la canastilla también la limpia. Esto es indispensable para evitar los malos olores y que el sistema colapse.

Luego llegamos al biofiltro, se veía bien según los especialistas, tenía bastantes lombrices y no había mal olor. Pero la dueña nunca, desde que instaló el sistema hace 3 años, ha cosechado el humus de las lombrices; o sea, no ha cambiado el medio filtrante, lo que produce una saturación del biofiltro.Tampoco sacaba habitualmente las plantas que crecen encima, producto de las semillas que llegan al estanque a través del agua residual.

Los especialistas nos cuentan que la mantención de limpieza de la cámara y relleno del medio filtrante (con v¡ruta) debe ser periódica y la cosecha de humus en el biofiltro se debe hacer al menos 1 vez al año. Cosechar el humus permite que se renueven los nutrientes y vuelva el balance al ecosistema del filtro, además de los beneficios para el jardín que nos da el humus de lombriz.

El humus una vez cosechado debe dejarse secar por un par de semanas antes de ser utilizado en el jardín.

Luego que pasa por el biofiltro, el agua debe entrar a un sistema desinfectante con luz UV, que elimina los patógenos. Esta luz UV es parte del sistema Tohá, pero existen alternativas, como un sistema de cloración y decloración, que es más económico pero implica el uso de un químico como el cloro. Nuestra vecina no tenía ninguno de estos sistemas de desinfección.

Después de la desinfección el agua puede ser acumulada en un estanque para ser utilizada en el riego, sin ningún riesgo de mal olor o infección.

Algunos errores muy comunes de las personas que tienen un biofiltro en casa son el escaso mantenimiento del sistema, usar detergentes no biodegradables en casa o usar el agua sin el sistema de desinfección.

Les dejamos los datos de la empresa que nos acompañó y enseñó acerca del buen uso de los biofiltros.

PROAM S.A. es una empresa dedicada al desarrollo integral de proyectos de tratamiento de residuos industriales líquidos orgánicos y también aguas servidas domiciliarias, destacándose en ellos el uso de lombrifiltros.
Para esta solución ecológica de limpieza del agua servida se ofrecen diversas alternativas desde solo la elaboración del proyecto de ingeniería hasta la instalación completa del sistema. También ofrecen el servicio de mantención de lombrifiltros.

Contacto:

Octavio Alarcón, celular: +56995373406, correo: alarcon.octavio@gmail.com

Juan Manuel Pérez, celular:+56994331335, correo: juanmanuelp@proam.cl