Espiritualidad y Convivencia

Meditación un espacio de calma y conexión

La meditación tiene orígenes inmemoriales, hay indicios de que se practicaba meditación miles de años antes de Cristo y hoy en día es practicada en el mundo entero por muchas personas de diferentes pensamientos y religiones.

Sentarse a meditar es un espacio que te regalas a ti mismo y a los demás. Al meditar se eleva tu entorno y creas progresivamente con la práctica un profundo estado de calma.

La meditación es un proceso para dirigir nuestra mente y permitir el flujo de  nuestra alma.

Este proceso es muy simple, aunque muchos piensan que es difícil o imposible para ellos sentarse y hacerlo. Al comienzo los pensamientos te invadirán, tu mente genera pensamientos todo el día, pero si los dejas pasar, ya estas meditando. Este proceso de no descargar pensamientos a tu subconsciente se llama meditación.

Solo debes no evaluar ni reaccionar a los pensamientos, tener paciencia y confiar en el proceso.

Para lograr meditar lo único necesario es estar cómodo, que tu espalda este recta, así puedes mantenerte sin movimiento hasta que finalmente la mente se aquiete. Este es el inicio de la mente meditativa, una vez que esto sucede te sientes acogido y cómodo.

La mente meditativa se desarrolla gradualmente y con ella la intuición, solo debes detenerte y tu propio ser te hablará.

Meditar con mantra(canto sagrado) es un apoyo para enfocar la mente y para cortar tus pensamientos negativos y volver tu energía positiva.

Al meditar es aconsejable tomar conciencia de nuestra respiración, la respiración es el gran maestro de la vida. La respiración consciente facilita la meditación y nos da múltiples beneficios.

La meditación puede hacerse sentado/a, o de una forma activa —por ejemplo, los monjes budistas practican la atención en todas sus actividades del día a día como una forma de entrenamiento mental. Esta práctica tiene como fin último lograr un estado de paz total a través del manejo de los pensamientos y las emociones, el ser y estar presentes completamente en cada momento de nuestra vida.

La meditación grupal eleva aún mas la energía y es capaz de generar cambios importantes en la frecuencia vibratoria del planeta, como la meditación trascendental, que se practica en muchos lugares del mundo masivamente.

Prepararse para meditar

Escoge un lugar bello, donde puedas estar tranquilo y sin interrupciones. La temperatura debe ser media. Si no te puedes sentar en el suelo, hazlo en un cojín o en una silla, lo importante es que la columna este recta y permita el flujo de la energía por los chakras (centros energéticos de nuestro cuerpo). Ten una manta a mano.

Es recomendable no tener el estómago lleno antes de meditar.

Cualquier hora es buena, sin embargo los yoguis saben que el mejor momento es entre 4 y 7 am. A esa hora todo está tranquilo, la psiquis colectiva en su gran mayoría aún no despierta. Otro momento óptimo es de 4 a 7pm o antes de ir a dormir, pues calma y aclara la mente para el sueño profundo.

Puedes meditar desde 3 minutos y está perfecto, luego gradualmente vas incrementando el tiempo en la medida que tu practica se hace constante.

Usa ropa cómoda. Calma tu respiración, inhala y exhala lento largo y profundo.

Beneficios de la meditación

  • Aumenta las funciones del sistema inmunológico. Te ayuda a disminuir el dolor y disminuye la inflamación a nivel celular
  • Disminuye sintomatología depresiva, la ansiedad y el estrés, aumentando las emociones positiva
  • Aumenta tu sensación de conexión con otros, aumenta tu habilidad para conectar socialmente y tú inteligencia emocional.  Abre tu corazón y de esta manera te hace más compasivo y empático.
  • Aumenta tu habilidad de modular tus emociones y tu habilidad de introspección
  • Aumenta la materia gris y las conexiones neuronales
  • Aumenta tu foco y atención.
  • Te da perspectiva. Al poder observar tu mente te das cuenta que no tienes por qué ser un esclavo de ella. La meditación es una simple ducha mental. Saca la basura, afina tus talentos, y te ayuda a hacer contacto contigo mismo. Si piensas que todos los días te duchas, te lavas los dientes, porque no hacer lo mismo con tu mente. Como consecuencia te sentirás más claro, y con una mejor perspectiva. “La calidad de tu vida va a depender de la calidad de tu mente” Sri Sri Ravi Shankar.
  • En cuanto conoces a tu mente, empiezas a hacerte cargo de tus cosas, esto te hace más auténtico, incluso más humilde. Puedes observas los guiones de la teleseries que crea tu mente. Te da perspectiva. Te das cuenta que la mayoría de nosotros nos creemos estos dramas de la mente y esto te hace más compasivo con los dramas de los otros.
  • Hazte el tiempo para meditar – Si tuviste tiempo para leer este artículo sobre la meditación, tienes tiempo para meditar. Ghandi lo dijo “estoy tan ocupado que voy a meditar dos horas en vez de una”.

 

 

 

Fuente: Atma Terapias