Alimentación Saludable Vida Sustentable

LAS SOPAS DE INVIERNO

El invierno ha llegado trayendo la oscuridad y el frío propios de esta estación, recordándonos que cada estación es necesaria para los ciclos naturales de la vida.
En invierno la mayoría cambiamos nuestros hábitos y comenzamos a acostarnos más temprano, quedarnos más en casa protegiéndonos del frio. También puede traer una sensación de tristeza o melancolía por la falta de luz, lo que nos pone reflexivos e introspectivos, es una perfecta época para estar con nosotros mismos y con nuestros afectos más cercanos.
Podemos con cosas simples generar calor y hacer que nuestras sensaciones y espacios sean acogedores, íntimos y confortables.
Por ejemplo, sentarse en una ventana donde por las mañanas llegue el sol y disfrutar de esa energía, usar colores más brillantes y telas o lanas abrigadoras y suaves. Pero algo fundamental y característico del invierno es consumir sopas calientes.
Las sopas invernales no solo son muy ricas sino también te ayudan a mejorar tu sistema inmune y a controlar tu peso, ya que es la perfecta cena invernal. La sopa te hidrata y provee de los líquidos tan necesarios para tu organismo, te reconforta y hace sentir nutrido.
Además ellas conservan muchas propiedades de los alimentos, ya que los ingredientes retienen los nutrientes al ser cocinados como sopa, además puedes congelarla para otro día e incluso mejora su sabor de un día para otro.
Para aumentar los beneficios de la sopa es bueno incluir cebolla, ajo y jengibre. La cebolla y el ajo son antibióticos naturales. El jengibre es reconocido como digestivo. Esta triada te da energía y calor.
Las sopas suelen estar llenas de nutrientes, se pueden hacer con vegetales, legumbres y carnes para los no vegetarianos.
La sopa es un alimento de fácil acceso y una vez que empiezas a prepararla con vegetales y alimentos frescos no hay vuelta a las sopas envasadas.

Bases de la sopa
Puedes crear una base de caldo para tus sopas y congelarlo (por 3 o 4 días) para agregarlo a tus preparaciones según lo necesites. Puedes hacer este stock de vegetales, carne, pollo, pescado o miso.
Para agregarle sabor a las sopas puedes usar: hierbas, aceites, leches vegetales, condimentos como comino, curry, ají, jugo de limón, vino blanco o tinto.
La sopa es un ítem libre, ideal para la experimentación con ingredientes y sabores o para crear una rica comida con todo lo que tienes en el refrigerador. Solo ponlo en la olla

Recetas de sopas para el invierno

Sopa de lentejas rosadas

Las lentejas rosadas no se remojan

Ingredientes

2 cucharadas de aceite de coco o oliva
2 cebollas medianas picadas
1 taza de lentejas rosadas
1 taza de leche de coco
3 dientes de ajo
1 pedacito de jengibre
1 cucharadita de polvo de curry (picante o no)
Cilantro picado
Sal de mar y pimienta a gusto

1. Calienta el aceite de coco a fuego medio en un sartén. Agrega la cebolla picada, ajo, curry, cilantro y jengibre y haz un sofrito hasta que la cebolla este blanda y suelte la fragancia de las especies.
2. En otra olla mediana hierve las lentejas con 3 tazas de agua y 1 taza de leche de coco y sal de mar a gusto
3. Tapa la olla y deja que hierva a fuego lento hasta que las lentejas estén blandas, aproximadamente 20 minutos.
4. Agrega el sofrito a la olla de las lentejas
5. Luego lleva la sopa al procesador o juguera hasta que se haga puré (este paso es opcional)

Crema de zapallo butternut

Una rica y espesa crema, rica en antioxidantes, el zapallo butter se cocina muy suavemente.

2 cucharadas aceite oliva
2 puerros cortados en círculos o 1 cebolla picada
1 zapallo butternut, pelado y cortado en trozos
Caldo de vegetales o agua filtrada para cocinar
2 dientes de ajo
sal de mar, pimienta y aliños a gusto (semilla de comino, semillas de mostaza, semillas de hinojo)
a elección 1 taza de leche vegetal (avena o soya orgánica)

1. Calienta el aceite de oliva a fuego medio en una olla mediana. Agrega el puerro o la cebolla picada y los aliños que elegiste y haz un sofrito hasta que la cebolla o puerro este blando.
2. Agrega el zapallo y luego agrega el caldo o el agua filtrada y cubre sobre los vegetales 1cm y llévalo a hervor.
3. Una vez hirviendo baja el fuego hasta que el zapallo este blando y apaga el fuego
4. Lleva los ingredientes a una procesadora o juguera hasta que se mezclen completamente creando una crema, agrega si deseas la leche vegetal, sal y pimienta a gusto mientras procesas.
5. Sirve en un bowl con ramitas de perejil.

Sopa de pollo

1 kg de Pollo (pechuga o tutos)
6 tazas de agua
1 cebolla picada
1 cucharadita de jengibre fresco
3 tazas de zanahoria picada
3 tazas de apio picado
6-8 dientes de ajo molidos
1 cucharadita de cúrcuma
1 cabeza de coliflor
½ cucharada de albahaca
½ cucharada de perejil
3 cucharadas de aminos de coco (puedes reemplazar por leche de soya orgánica)
3 cucharaditas de sal de mar
¼ cucharadita pimienta negra

1. En una olla pon el pollo cubierto de agua y llévalo a hervor, luego cocínalo a fuego bajo por alrededor de 30 minutos o hasta que esté bien cocido. Saca el pollo de la olla y sepáralo.
2. Al caldo donde cocinaste el pollo agrégale las 6 tazas de agua más la cebolla, zanahorias, apio, ajo y cúrcuma. Deja que hierva y cocínalo tapado a fuego medio por alrededor de 10 minutos.
3. Corta la coliflor y muélela en una procesadora, si no tienes una pícala en pedazos muy pequeños (idealmente que quede como granos)
4. Desmenuza el pollo y échalo a la olla junto con la coliflor molida, la sal de mar, albahaca, aminos de coco y pimienta
5. Hierve la sopa y cocínala tapada a fuego lento, hasta que los vegetales estén cocidos. Ajusta la sal y pimienta.