Espacio de opinión Noticias de interés

La necesidad de ordenar la casa

Por Gabriel Valdés, Presidente JJVV.

 

Hemos dedicado numerosos artículos a la importancia de lo que significa vivir en Comunidad. En nuestra historia de más de 35 años podemos ver el sostenido esfuerzo de nuestros vecinos organizados por mantener ese vínculo con nuestro sentido originario, sobretodo cuando se trata de defender nuestra identidad de las amenazas externas. Pero también sabemos lo preocupante que resulta cuando nos abstraemos de problemas que nos desdibujan internamente, o en el mejor de los casos que nos mantienen en un aparente estado de inmovilidad y dejar hacer.

Aprovechando tiempos más calmos de arremetidas delictivas –como las que nos afectaron y unieron el pasado año–, o de amenazas inminentes a nuestro seccional, es que desde hace ya algún tiempo estamos como directiva afanados en ordenar la casa. Como nos plantea la filosofía Montessori en el área educativa, el ambiente preparado hace que el niño pueda desplegar de manera más espontánea y motivada su capacidad de autoaprendizaje y creatividad. Así, la Comunidad debe ajustar sus instrumentos y espacios para permitir y motivar el despliegue de una participación proactiva, no sólo delegativa. Una COMUNIDAD, así, en mayúsculas.

Hemos partido por actualizar el marco de nuestros estatutos de JJVV (la forma en que nos damos cuerpo), despejar los elementos que se han prestado para ambigüedades y conflictos innecesarios, agregando instancias valiosas como los delegados territoriales (de Parcelas) y un Consejo Consultivo –ó de Ancianos– para justamente tener integradas las miradas históricas de nuestra comunidad. Estamos ahora en el proceso de difusión y recepción de comentarios de los vecinos a estas reformas las que podrán revisar y comentar aquí. Por otra parte hemos ordenado y mejorado la situación contractual de nuestros colaboradores, sus bonificaciones y sistemas de evaluación de desempeño, potenciando sus roles de tal manera de abarcar mejor las necesidades que estaban mal cubiertas de nuestra administración. Asimismo nuevas caras podemos ver en mantención (Félix), portería (Julio y César) y contabilidad (Armando).

Tras la pérdida de nuestra sede vecinal con el término del arriendo, hemos contado con la generosa colaboración del Expreso Imaginario y del Teatro Camino, al menos para nuestras reuniones ordinarias (aparte de las propias casas), y eventualmente otros próximos espacios para el desarrollo de actividades vecinales, mientras buscamos proveernos a mediano plazo de un lugar definitivo para funcionar y encontrarnos. Estamos desempolvando el antiguo proyecto de solicitar en comodato una zona de la Parcela 2 para la construcción de la Casa Comunitaria, en lo que serán las inmediaciones del Centro del Folcklore, un proyecto municipal proyectado para el 2019 que celebramos de manera entusiasta.

Adicionalmente llevamos un plan de acciones para aumentar y potenciar los recursos que tenemos, como también aumentar la colaboración de la vecindad en la solución de los problemas comunes. Soluciones para la puesta al día en GGCC de morosos históricos, sistematización de trueques y voluntariados, y en el último tiempo cofinanciamiento con las Parcelas de proyectos como los Cierres Perimetrales en los límites con los Presidentes; campañas de buena vecindad y tenencia responsable (ej. Guarda tu Perro) articuladas con la participación de vecinos comprometidos y con buenos resultados; la habilitación de un nuevo servicio a partir de la compra de una máquina chipeadora comunitaria; y a fin de año nos embarcaremos en dos proyectos que le darán un cambio de rostro a la Comunidad: la remodelación del acceso, portería y zona de entrada; y la implementación de un sistema de reciclaje nuevo y moderno, para lo cual ya se encuentran convocadas comisiones de vecinos para su diseño e implementación (abierto a nuevos vecinos interesados).

La fiesta de aniversario 37˚ se acerca y vuelve a asomarse como la instancia de encuentro y trabajo colaborativo para sus preparativos y puesta en escena. Ya contamos con varias comisiones trabajando donde siempre faltarán manos y cabezas creativas, por lo que se reitera el llamado para participar. Este año,  hemos elegido como lema “Reciclando la Utopía” en la búsqueda de un horizonte a veces esquivo, que también celebre lo tanto que hemos logrado y mantenido todos estos años.

Con una casa más ordenada y funcionando mejor, una vecindad más alegre y encantada con su entorno embellecido, será más fácil convocarnos y embarcarnos en desafíos mayores que se vienen: el aseguramiento de nuestra agua, nuestro ordenamiento territorial, nuestros espacios comunes. Aunque siempre habrá más…