Espacio de opinión

El peso de nuestras decisiones

Por Paulette Faure Directora JJVV

Dentro de poco, los ciudadanos mayores de edad de este hermoso país tendremos la responsabilidad de elegir quién, y junto a quienes, guiará los destinos de la nación. Hace poco lo hicimos en primera vuelta, y no deja de asombrarme la escasa participación de las personas con derecho a voto. Cómo se puede pensar que nuestras decisiones no tienen consecuencias?

En la Comunidad tenemos un número importante de terapeutas, coachs y consejeros, y todos saben que no actuar es un actuar en sí mismo. Entonces, no ir a votar es inocuo? Claro que no, si no le creemos a los políticos, que son tan diversos que equivale a no creer en el ser humano, dejamos la responsabilidad en manos de quienes sí votan, es decir los de siempre, y no logramos salir del círculo vicioso.

Vecinos los quiero invitar de corazón y razón a que acudan a votar para este balotaje, con mayor razón cuando uno de nuestros vecinos ha decidido intentar conducir esta política nacional en un momento de importantes definiciones. Y para ejemplificar en terreno propio la consecuencia de nuestras acciones de deber cívico, la de no votar y la de por quiénes votar, retomaré el tema de nuestra comuna y sus autoridades.

Carolina Leitao fue reelegida sin contrapeso en los concejales, porque nuestros votos comunitarios no cambian el resultado del edil elegido, pero ni siquiera nos preocupamos de elegir un concejal. A nuestro seccional se le han escindido 4 há para vivienda social, las 9 há de El Frambuesal solo esperan para construir condominio y continuará. Entre los argumentos que esgrimimos quienes nos oponemos a la “política” habitacional del municipio, está la falta de planificación urbana reflejada en la alta densidad proyectada y en ejecución en Antupirén Alto, con un mal pronóstico en todos los aspectos y no menor en seguridad. La violencia va en escalada en ese sector hasta lo acontecido el sábado 2 de diciembre, cuando bandas de narcos se enfrentaron entre sí con saldo de heridos y dos muertos.

Vecinos, defendamos nuestros derechos mínimos, de comuneros y también de nuestros vecinos de barrio, la gente que vive en las nuevas viviendas está muy asustada: opinemos, elijamos, participemos, exijamos, asumamos nuestra responsabilidad con nosotros mismos y con nuestro entorno.