Alimentación Saludable

Cúrcuma un superalimento antinflamatorio

La cúrcuma es una es una planta tropical de la misma familia que la del jengibre muy usada en India y el sudeste asiático, de donde es originaria la planta, aunque en la actualidad se cultiva en muchas otras regiones cálidas y húmedas. Se usa desde hace más de cuatro mil años en la gastronomía india y como ingrediente base en el curry, aportándole el característico color amarillo.

Es un auténtico superalimento y en los últimos años se ha hablado mucho de ella por ser el alimento más anti cáncer que se conoce.

En la India se la considera una especia sagrada y una planta que ayuda a la limpieza de todo el cuerpo, así que la consumen a diario casi más que cualquier otra especia.  Y en la medicina ayurvédica y china se la considera un medicamento, sobretodo en casos de fiebre, infecciones, artritis y enfermedades del hígado. De esta cultura ayurvédica procede una receta con cúrcuma extendida ya en todo Occidente, la conocida como “Leche dorada o Golden milk”.

La leche dorada, es una bebida dulce que mejora la flexibilidad y los dolores articulares. Un remedio ayurvédico, muy popular entre los practicantes de Yoga.

Su principal ingrediente es la cúrcuma, una especia originaria de la India, y que es la  responsable de su poderosos atributos antiinflamatorios, antibióticos y antioxidantes.

En Okinawa (una de las llamadas “Blue Zones”, conocida por tener habitantes muy longevos) se consume la cúrcuma en forma de infusión.

En Occidente el cúrcuma hasta el momento se había utilizado muy poco, básicamente como aditivo alimentario (E-100) para colorear los lácteos, mostazas y en repostería. Aunque cada vez se hace más popular y hasta los científicos han prestado mucha atención a sus propiedades medicinales. Existen muchos estudios  que confirmen sus beneficios antiinflamatorios, anticancerígenos y muchas más.

La cúrcuma – anticancerígeno

La cúrcuma contiene curcumina en un 2.2% del peso total de la raíz seca, el polifenol (antioxidante) más abundantes de esta planta. La curcumina es un agente antitumoral y antiinflamatorio y es capaz de inhibir el crecimiento de células tumorales, y lo que hace es frenar la progresión de la metástasis e induce a la eliminación de las células cancerosas. A diferencia de la quimioterapia la cúrcuma tiene una amplia gama de mecanismos para tratar el cáncer y además potencia la quimio y protege otros órganos sanos de su efecto nocivo.

Muchos estudios clínicos demostraron que la cúrcuma es un agente anticancerígeno muy potente, que tiene una amplia gama de mecanismos para combatir el cáncer.

Y como hemos mencionado antes la cúrcuma es un agente antinflamatorio muy potente. Por eso es útil para tratar el dolor y las enfermedades, como la artritis o la artrosis, para prevenir las enfermedades cardiovasculares y cognitivas (párkinson y el alzhéimer). Incluso sirve muy bien para mejorar las enfermedades gastrointestinales como las digestiones lentas, el desequilibro de ácidos gástricos o la falta de apetito. La cúrcuma es un potente desintoxicante! Depura el hígado y aumenta la producción de bilis lo que ayuda a bajar el nivel de colesterol en sangre.

Al final resulta que la curcumina es tan tan poderosa, que tienes que tener cuidado cuando tomas ciertas medicamentos, porque puede aumentar su efecto. Unos de las medicamentos son los anticoagulantes, porque la curcumina junto con todo lo mencionada es un potente anticoagulante.

La cúrcuma y su absorción

Para aumentar la absorción de cúrcuma a nivel intestinal y por lo tanto potenciar su poder anti cancerígeno se debe mezclar con pimienta negra –mejor siempre recién molida- y alguna grasa saludable, por ejemplo aceite de oliva virgen extra, aceite de lino, frutos secos u otros. La pimienta negra contiene piperina, un componente que hace aumentar la absorción de la curcumina en un 2000% más. Y si además la ponemos en contacto con una grasa saludable se absorbe aún mejor.

El polifenol de pimienta “piperina” aumenta la absorción de cúrcuma en 20 veces.

Hay muchas maneras de consumir cúrcuma en la dieta, ya sea en polvo o en forma de raíz, como por ejemplo:

  • Hacer la mezcla de cúrcuma en polvo, pimienta negra recién molida y aceite de oliva como vinagreta y añadirla al plato de ensalada o verdura.
  • Hacer una infusión o té verde, cúrcuma, pimienta negra y unas gotas de zumo de limón. Si la añadimos al té verde aumentamos la eficacia de la cúrcuma.
  • Añadirla a la cocción de legumbres, cereales, guisos, sopas y cremas de verduras.
  • Añadirla a los zumos y batidos verdes, ya sea con la raíz o directamente en polvo. Vitamina C de los zumos de frutas y verduras aumenta la estabilidad de curcumina.
  • Añadir una cucharadita de polvo de cúrcuma en la elaboración de pan casero, y mejor si es con masa madre, porque una fermentación aumenta los beneficios de la especia.

Preparación de la Leche Dorada o Golden Milk

  •  1 vaso de leche vegetal: almendras, coco, avena, arroz…
  • 1 cucharada (tamaño de café) de aceite de coco o de oliva.
  • 1/4 de cucharadita de café o más de pasta de cúrcuma.
  • Miel

Junta y calienta todos menos la miel, pero sin que lleguen a hervir. Retira del fuego y añade después miel y canela si te gusta.

Preparación de la Pasta de Cúrcuma

Ingredientes para la pasta de cúrcuma:

  • 1/4 de vaso de cúrcuma
  • 1/2 cucharilla (tamaño de café) de pimienta negra molida
  • 1/2 vaso de agua

Puedes alterar las cantidades, siempre que la proporción sea dos partes de agua, por una parte de cúrcuma. Mezcla bien y con cuidado porque la cúrcuma mancha un poco.

Calienta removiendo constantemente hasta que obtengas en una pasta gruesa. Esta pasta se mantiene en un frasco cerrado en la nevera hasta 10 días.

Otra opción

La receta de Dr. Weil para la Leche Dorada

  • Calienta 2 tazas de leche de coco, almendra o soya orgánica, sin azúcar
  • Agrega 1/2 cucharada de jengibre fresco pelado y rallado
  • Agregue 1 cucharada de cúrcuma fresca pelada y rallada 
  • Agrega 3-4 granos de pimienta negra     
  • Caliente todos los ingredientes en una cacerola     
  • Revuelva bien   
  • Deje hervir a fuego lento y cocine a fuego lento cubierto por 10 minutos.     
  • Cuele y endulce al gusto (si lo desea).

Principales beneficios:

  • Potente antinflamatorio, antiséptico y analgésico.
  • Fortalece el sistema inmunológico.
  • Mantiene los niveles de colesterol.
  • Limpia y desintoxica el hígado.
  • Mejora las funciones cerebrales y de memoria.
  • Mejora los problemas de la piel.
  • Es benéfica para los huesos y articulaciones en general y en especial para la columna: alivia artritis, artrosis, dolores de cabeza, molestias menstruales y cualquier proceso inflamatorio en general.
  • Lubrica las articulaciones y ayuda a eliminar los depósitos de calcio.
  • Combate resfrios, gripes y otras enfermedades del aparato respiratorio: asma, bronquitis…
  • Favorece la circulación de la sangre y depura el sistema linfático.
  • Facilita la digestión y previene la aparición de úlceras de estómago.

Fuentes: teresasjuicery.com
www.drweil.com

Leave a Comment